Get Adobe Flash player

ADIESTRAMIENTO


Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.
Nuestro principal objetivo como profesionales, especialistas en adiestramiento y estudio del comportamiento animal, es que cada guía-dueño de un perro sea capaz de INTERPRETAR lo que esta pasando por la mente del animal que posee.

La comunicación en los animales se basa en códigos, la nuestra se basa en códigos vocales (vocabulario) Los animales se comunican por códigos gestuales (movimiento de orejas, movimiento de la cola, postura del cuerpo del cuerpo, pupilas, etc.) y cada gesto tiene un significado.

En los 14 años que llevamos atendiendo y escuchando a cada dueño de un perro “problema”, son muchos los que nos comentan que el perro ya fue adiestrado y aun así, continua siendo un problema en el entorno familiar.

Es por eso que para nosotros es primordial hacer un trabajo paralelo con los dueños y/o familia, mediante cortas sesiones de asesoría, donde les enseñamos el LENGUAJE CANINO y con esa información son capaces de INTERPRETAR por medio de la OBSERVACIÓN, que nos quiere decir el comportamiento de ese integrante de la familia que no nos habla, de esta manera será mas sencillo corregirlo y/o educarlo.

En el momento que iniciamos la relación con un cachorro, se sientan las bases jerárquicas dentro de la manada, en este caso conformada por su amo y la familia de su nuevo amo.

El éxito o el fracaso de la relación dependerá siempre del lugar que posicionemos al cachorro dentro de su nueva familia.

Siendo capaces de COMUNICARNOS con el, podremos educarlo y guiarlo sin la necesidad de un profesional.

Estos son algunos de los comportamientos más comunes y que son un problema para la familia:

Hacer las necesidades por cualquier parte de la casa.

Ladrar demasiado.

Morder y juguetear con una gran variedad de objetos de la casa (zapatos, ropa, adornos, alfombras, muebles, etc.)

Hacer huecos en el jardín y arrancar las plantas de raíz.

Saltar sobre las personas al momento del saludo.

Salir corriendo de la casa al abrir la puerta de la calle.

Saltar sobre un auto cuando ingresa a la cochera.

Morder y rasguñar las puertas de la casa.

Tomar agua del inodoro.

Atacar o ser muy tímido con otros perros.

Mostrar agresividad hacia las personas.

Si reconoces alguno de estos comportamientos en tu mascota y deseas corregirlos cuenta con nosotros.